¿Por qué es importante una buena política de cookies en tu web?

Es muy importante una buena política de cookies en tu web

¡Hola! Hoy, lo primero que debes saber antes de empezar a leer este post es que te voy a contar algunas cositas sobre la política de cookies en plan “tenemos que ser amigos de las cookies”.

O sea, tienes un negocio, una web, una tienda online, entonces una política de cookies bien hecha es muy importante para que tu negocio crezca en internet y para tu tranquilidad también.

¿Qué tiene que ver tu estrés en todo esto? La política de cookies es parte de la política de protección de datos que regula el Reglamento Europeo, sigue leyendo que te lo cuento todo.

¿De qué hablamos cuando decimos política de cookies?

Primero lo primero. Está claro que sabes que la política de cookies no es una regulación de la distribución de galletas en internet, ¡ja!, pero ¿qué son?

Si como dije antes, tienes un negocio y una web, o estás pensando en tu diseño web debes saber que la política de cookies es un fichero de datos que envía el servidor de tu web y se almacena en el equipo de los usuarios para brindarte información acerca de sus preferencias.

O sea, la política de cookies es una herramienta comercial muy útil para elaborar perfiles de consumidor y ofrecerle una mejor experiencia de usuario con publicidad y ofertas enfocadas según sus gustos.

Tipos de cookies

Existen diferentes tipos de cookies y cada una de ellas te ofrecerá información de distinta manera, siempre conforme a la política de cookies.

Hay cookies temporales y otras permanentes. Como su nombre indica las temporales no permanecen en el móvil u ordenador una vez que el usuario abandona tu sitio. Mientras que las permanentes que tienen una fecha de expiración, se quedan instaladas en el navegador rastreando información, hasta que caducan.

Dependiendo de la configuración hay cookies con diferentes finalidades:

  • Técnicas. Éstas son necesarias para la experiencia del usuario en tu sitio web o tienda online funciona correctamente en todos los dispositivos. No se pueden rechazar.
  • De personalización. Son las que guardan información sobre las preferencias del usuario durante el tiempo que navega en tu web, para hacerlo más fácil la siguiente vez. Por ejemplo, guarda la información sobre tu idioma de preferencia.
  • Publicitarias. Son cookies permanentes que ayudan a las empresas a diseñar perfiles de usuario, vinculados a redes sociales, sitios web por lo que navega el mismo usuario, incluso sus búsquedas en Google. Uno de los puntos más sensibles de la legislación sobre la política de cookies.
  • De complemento. Son las cookies que se conectan a otro proveedor de contenido, por ejemplo, las redes sociales, a través del cual obtienen información de los usuarios como, por ejemplo, la ubicación u otros datos de su perfil.

¿Quién regula la política de cookies en internet?

Hay dos leyes que integran el Reglamento Europeo de Protección de Datos a las cuales suscribe la Agencia Española de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales:

  • Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico (LSSI).
  • Real Decreto Ley 13/2012, de 30 de marzo, por el que se transponen directivas europeas en materia de mercados interiores de electricidad y gas y en materia de comunicaciones electrónicas.

Según lo establecido por estas normativas, solamente el consentimiento previamente expreso y explícito de los usuarios habilita la instalación y uso de cookies.

Esta es la clave de la política de cookies en su dimensión legal. Informar a los usuarios de forma clara y completa acerca de la utilización y los fines del tratamiento de los datos de carácter personal.

Por este motivo es importante que a través de llamados a la acción (CTA) los usuarios den conformidad explícita.

¿Cómo puedes adaptar tu web a la política de cookies?

Como responsable de un negocio en internet, lo correcto es pedir el consentimiento a los usuarios de manera clara para instalar cookies en su ordenador. ¿Cómo hacerlo?

Puedes mostrar un mensaje de aviso al usuario la primera vez que navega en tu sitio pidiendo su consentimiento; también puedes poner un link a la información sobre las cookies que utilizas y para qué. Y ¡cuidado!, debes tomártelo muy enserio y transmitir al usuario confianza, porque, aunque le cuentes un montón de normativas legales, ellos pueden optar por bloquear las cookies en sus dispositivos y mantener su privacidad.

Déjame un comentario, o ponte en contacto conmigo para ayudarte en el desarrollo o adaptación de tu web a la política de cookies, por cierto, de obligado cumplimiento, y evita sanciones innecesarias. ¿Hablamos?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.